¿ERES JOVEN? ENTONCES COME 4 VECES AL DÍA Y MANTENTE MÁS DELGADO.

Los hábitos alimenticios saludables son la clave para prevenir la OBESIDAD. No obstante, un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Agencia Estatal del gobierno de España va un paso más allá.

Anuncio

Este estudio demuestra que comer más de 4 veces al día en comidas estructuradas o mantener una velocidad adecuada durante ellas se relacionan con una menor cantidad de grasa corporal, a parte de la actividad física que se realice durante el tiempo libre.

Los datos de la grasa se obtuvieron a través de la suma de seis pliegues cutáneos y de la circunferencia de la cintura de 1.978 adolescentes, de los cuales 1.017 eran mujeres entre 13 y 18 años procedentes de cinco ciudades españolas como Granada, Madrid, Murcia, Santander y Zaragoza.

Anuncio

También se evaluó el rol de la actividad física en el tiempo libre sobre los efectos en la grasa corporal.

Para dilucidar cuál es el efecto sobre la obesidad, según los hábitos dietéticos es necesario estudiarlos en conjunto con otros hábitos de vida como la actividad física, explica Sonia Gómez Martínez, primera autora del trabajo y máxima investigadora en el departamento de Metabolismo y Nutrición del ICTAN.

Los estudiantes medían y pesaban más, además de poseer un mayor perímetro de la cintura y de comer más rápido durante las comidas. No obstante, la grasa acumulada era menor en ellos.

sano

De igual manera los autores observaron como influía benéficamente el consumo del desayuno diario en la obesidad sobre todo en los adolescentes varones que no realizaban actividad física alguna, ya que los que se saltaban esta comida mostraban los valores de grasa corporal más altos.

Con los resultados de estos estudios se demostró que una de cada cuatro muchachas y uno de cada tres chicos españoles tienen sobrepeso o son obesos.

Sin embargo, solo el 18,5%  de los varones no practicaba ningún tipo de deporte, frente al 48,5% de las chicas.

La  madurez sexual y el aumento de peso y talla son las características que marcan las necesidades nutricionales de los adolescentes, que durante este período aumentan aproximadamente el 20% de la altura que tendrán como adulto y el 50% de su masa ósea y muscular.

Estos procesos precisan una elevada cantidad de energía y nutrientes, de ahí que los alimentos deben estar dispuestos para cubrir el gasto que se origina.

Son tres los minerales que durante la adolescencia tienen especial importancia: el calcio, el hierro y el zinc.

Mientras que el calcio es fundamental en el crecimiento de la masa ósea, el hierro interviene en el desarrollo de los tejidos hemáticos o glóbulos rojos y del tejido muscular, y el zinc en el desarrollo de la masa ósea y muscular. También se relaciona con el crecimiento de las uñas y del cabello.

Se recomienda diariamente para la alimentación de los adolescentes tomar tres o cuatro tazas de leche o yogur para aportar calcio, vitamina D y riboflavina; cinco o más raciones de frutas; dos porciones de alimentos de proteínas magras; seis a once porciones de cereales, pasta, arroz y papa; y pequeñas cantidades de alimentos ricos en grasa buena.

Anuncio

Send this to a friend