Guía sencilla para aprender a hacer extractos de hierbas medicinales

Los extractos siempre tienen lo mejor de la planta, ya que son un concentrado de todas sus propiedades medicinales.

Anuncio

Lo primero que debemos hacer es seleccionar la planta que vamos a usar y tener la certeza de que es la que estamos buscando, sin duda alguna; porque debemos evitar efectos secundarios graves y envenenamientos.

Existen muchas plantas medicinales que tienen una planta gemela pero venenosa, muy parecida en aspecto, por lo que debemos conocerlas muy bien y tener mucho cuidado para no ocasionar problemas mayores.

Anuncio

Evitemos recogerla de lugares contaminados y tampoco buscarla en lugares demasiado frecuentados (que al transitar sean pisados por los zapatos del ser humano) ya que ingeriríamos algo nocivo para nuestro cuerpo; y hacerlo a la salida o puesta del sol. Usaremos una pala para sacar la planta de raíz.

Pondremos la planta en un recipiente y la lavaremos muy bien. Cortaremos la planta en trozos y la lavaremos nuevamente.

Para el extracto podemos usar alcohol o aceite, siendo éste último el mejor para tratar problemas externos.

Ponemos la planta en una vasija limpia y con tapa hasta que quede llena, pero sin presionar la planta, y añadiremos alcohol hasta la mitad, vodka es una buena alternativa, o el aceite de oliva 100% puro. Llenamos el resto con agua.

extractos naturales

Tapamos, agitamos suavemente y ponemos la fecha.

Dejaremos reposar durante tres semanas, agitando un poco todos los días y cuando esté listo lo filtramos.

¿Cómo lo usamos?

En adultos media a una cucharadita 3 veces al día.

En niños un cuarto o un tercio de cucharadita es más que suficiente.

En niños, embarazadas y demás personas que no puedan consumir alcohol, puede mezclar el extracto de hierbas a un té u otra bebida caliente, que hace que el alcohol se evapore.

Te gustó, entonces sal a buscar tu hierba y prepara el extracto que necesites ya sea para embellecer o para mejorar tu salud, ¡hasta la próxima!

Anuncio