Cuando los dientes comienzan a tornarse amarillos puede ser a causa de la acumulación de sarro, este generalmente se ubica entre las piezas dentales junto a la encía