Remedios naturales

Acai, cúrcuma y arándano. Los tres mosqueteros de la salud!

Acai, cúrcuma y arándano. Los tres mosqueteros de la salud!

 

 

ACAI (Euterpe oierácea)

Es una baya péquela de color púrpura oscuro, que se parece a una uva negra o a un arándano grande. Es producido por una palmera que crece en la selva amazónica.

El acai es conocido en todo el mundo por su alto contenido en antioxidantes. Se calcula que posee más de 33 veces el contenido en antioxidantes que la uva negra.

Dentro de sus propiedades tenemos:

Aporta vitalidad y resistencia: tremendamente valorado por los deportistas.

Combate el envejecimiento: el potente efecto antioxidante del acai y la sinergia de todos sus nutrientes ayudan a combatir los radicales libres, lo que favorece un mejor estado general del organismo.

Mejora nuestras defensas: ayuda a combatir el exceso de bacterias por su contenido en ácido elágico (un polifeno).

Ayuda en las enfermedades cardiovasculares: su contenido en antocianinas, aporte de fibra, betasisterol, efecto antioxidante y riqueza en ácidos grasos saludables; dificulta la absorción y oxidación de las grasas que son dañinas debido a sus procesos.

Agiliza la digestión: el acai contiene fibra soluble (pulpa) que controla la producción de colesterol, a la vez que con su aporte de fibra insoluble (en la piel) ayuda a reglar el estreñimiento.

Fortalecer el sistema nervioso: gracias a sus ácidos grasos, siendo muy convenientes para los estudiantes, adulto mayor o para quienes sufren de falta de concentración.

Remineralizante: por su gran aporte de minerales es rico en calcio, magnesio, zinc, hierro y sobre todo potasio.

Nutritivo: sorprendentemente rico en ácidos grasos omega 3, 6 y 9 (ácido oleico, linoleicoy palmítico), y vitaminas E, C y del grupo B. Además aporta fitosteroles (betasisterol).

 

 

 

CURCUMA (cúrcuma longa, turmeric)

Dentro de sus propiedades tenemos:

Gran poder antiinflamatorio: es un buen aliado para las personas con artritis, porque calma el dolor y favorece la eliminación de toxinas. Esto debido a la modulación de la ruta metabólica en la producción de ácido araquidónico.

Contra la formación de coágulos en la sangre: le pone limite a la agregación plaquetaria mejorando la circulación y previniendo la arterosclerosis.

Favorece el buen funcionamiento del hígado: disminuye el colesterol, protege de toxinas y ayuda a que la bilis sea más fluida. Como hepatoprotector, disminuye los marcadores de daño hepático.

Es antidiabética: reduce los niveles de glucosa sanguínea y disminuye los valores de la hemoglobina glicolisada. Se ha observado que la actividad de sorbitol-deshidrogenasa, la cual cataliza la conversión de sorbitol en fructosa, se ve disminuida en tratamientos con cúrcuma.

Lucha contra el cáncer: favorece eliminar sustancias cancerosas y el control del crecimiento de los tumores, ayudando a nuestro cuerpo a producir sustancias anrticancerosas como el glutatión. Además añada su gran poder antioxidante, es hasta 300 veces más potente que la vitamina E.

Aliada respiratoria y digestiva: sirve también para resfriados, gripes, infecciones y diarreas. Es ideal en problemas digestivos (digestión lenta, falta de apetito, gases, exceso o falta de ácidos gástricos, etc.) También sirve para las personas con asma y con mucha mucosidad bronquial se beneficiarán de su efecto expectorante. Se han reportado excelentes resultados en la mejora del daño producido por el tabaco y humo del cigarro (cada bocado de humo de cigarro contiene millones de radicales libres).

Arándano (vaccinium restinostum)

Frutos muy ricos en antioxidantes y flavonoides para la vista y la circulación. Contienen 10 gramos de azúcar por ración, un poco menos que la mayoría de frutas. Ayuda a mejorar la circulación, colesterol, etc. Recomendado en infecciones urinarias.

Bien…todos para uno y uno para todos.

Comparte si te gustó, hasta la próxima.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *