Remedios naturales

¿Cansados?, ¿Sin energía?, ¿Haz escuchado hablar del síndrome de fatiga crónica?

¿Cansados?, ¿Sin energía?, ¿Haz escuchado hablar del síndrome de fatiga crónica?

 

La rutina diaria, el estrés, el trabajo, la tensión, las preocupaciones y la mala alimentación nos produce una falta de energía, y cansancio constante que puede prolongarse por semanas, la fatiga y el agotamiento son enfermedades, y podríamos decir que en la actualidad son bastantes frecuentes, es por eso que se ha denominado como el síndrome de la fatiga crónica.

 

Esta es una afección en la que el cansancio se prolonga durante semanas y no se siente ningún alivio con el descanso, otro factor que influye en estos desordenes son los cambios de estación o las semanas de duro trabajo

¿Cómo podemos prevenirlo o curarlo?

  1. Jalea real o polen:

En el desayuno podemos agregar una cucharadita de polen o jalea real para reforzar el sistema inmune.

  1. Higos frescos:

Por su alto contenido de vitaminas A, B y C  contribuyen de forma efectiva en estados de agotamiento.

  1. Soya con jengibre:

Cocer la soya para que quede mas tierna luego rallamos un poco de jengibre. Y tomamos esta mescla hasta sentir que los síntomas disminuyen. La mescla de la proteína de la soya y vitaminas y minerales del jengibre son los que reducen la fatiga.

  1. Romero:

Toma una infusión dos o tres veces al día para recuperar tu energía.

  1. Lentejas, carne roja, espinacas y almendras:

Hacen un aporte importante de hierro a tu sangre.

  1. Frutos secos, mariscos y cereales integrales :

Mejoran tu sistema nervioso por su contenido de magnesio, zinc y potasio.

 

 

  1. Gingeng:

Es excelente para la fatiga mental y física, la mejor forma de consumirlo es en comprimidos, los cuales se encuentran fácilmente en tiendas naturistas y herbolarios.

  1. Verduras y hortalizas verdes:

Facilitan la distribución del oxigeno en nuestro cuerpo. (Lechuga, espinacas, acelga, etc).

 

Baños perfectos para la fatiga.

 

  • Baño floral:

Preparamos una infusión concentrada de lavanda, menta, tomillo o salvia dos a tres cucharadas de cada una y las hacemos hervir en medio litro de agua, el resultado de esto lo agregamos a nuestro baño de tina que mediante sus aromas y principios activos producirá un descanso y relajación.

  • Baño de laurel:

Tomamos aproximadamente 350 gramos de hojas de laurel y se dejan macerando por dos días en cinco litros de agua pasado este tiempo se exprime y se retiran las hojas, el liquido restante lo añades a tu baño de tina en el cual debes permanecer sumergido al menos 20 minutos.

 

Nota: recuerda que el laurel es conocido como la planta quita penas también la puedes beber en infusión antes de dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *