terapias

¿Como puede ayudarnos la cromoterapia en nuestra salud?

La Cromoterapia está basada en utilizar los colores del espectro de la luz solar para combatir males que alteran nuestro equilibrio físico y psíquico, para los cromoterapeutas recurrir a los distintos colores del arco iris es obtener resultados muy satisfactorios.

No es una terapia nueva, es un arte milenario que ya se utilizaba en el antiguo Egipto en templos de sanación de luz y color como el de Heliópolis. En este lugar las habitaciones estaban diseñadas del tal manera que al entrar los rayos del sol se descomponían en los siete colores.

De igual manera en las mezquitas de Irán se utilizaban azulejos vidriados de diferentes colores para conseguir la inspiración y la purificación del espíritu.

En la Grecia antigua, en la India y en China también se dieron cuenta de que las diferentes tonalidades de la luz pueden provocar cambios sorprendentes en el ser humano.

A fines del siglo XIX, el doctor Edwin Babbit publicó: Los principios de la luz y el color, un libro que causó mucha expectación, en él explicaba que la aplicación de diferentes colores sobre el ser humano podía servir para curar algunas enfermedades. En la década de 1970, el test de Luscher se empleó para comprender como estimulan los colores distintas partes del sistema nervioso autónomo.

Actualmente los médicos y psicólogos coinciden en que a través de las preferencias que demuestran los pacientes a la hora de escoger los colores se puede realizar un diagnóstico certero tanto físico como anímico. Posteriormente los pacientes podrán ser tratados por un terapeuta del color en función de la dolencia que padezca.

ImageResizer.net - y4aavyarrtm1xge

¿Cómo funciona?

La cromoterapia es una técnica suave que no tiene efectos secundarios o elementos tóxicos. Así, es posible aplicarla en pacientes de cualquier edad y se puede asociar a otras terapias para potenciar sus efectos.

Existen varias formas de aplicación de la cromoterapia, pero el más difundido es el más utilizado que consiste en la proyección de luz de colores sobre el cuerpo. Para esto se usa una lámpara de color que se coloca lo más cerca posible del paciente. El tiempo de exposición lo determinará sus necesidades.

Los rayos ultravioletas se usan para eliminar gérmenes y bacterias, así como para calmar dolores o inflamaciones en los músculos.

Los rayos infrarrojos activan la circulación, alivian los dolores reumáticos y producen una notable mejoría en los casos de ciática, artritis, reumatismo y estrés.

También se puede utilizar agua solarizada, que beberá el paciente. Para obtenerla se coloca cierta cantidad de agua en un recipiente y se expone durante al menos ocho horas a la luz del color que haya determinado el terapeuta.

Entre los métodos de tratamiento debemos incluir factores que pueden parecer triviales, pero que a veces resultan determinantes: la elección de los alimentos según su color, la coloración ambiental y hasta la vestimenta afectan a nuestro cuerpo y a nuestra mente. Si tomamos en cuenta todo esto podremos prevenir e incluso aliviar dolencias tanto psíquicas como físicas.

¿Cuáles son los efectos de los colores?

El cuerpo humano tiene varios campos energéticos que surgen de las constantes modificaciones físicas que se producen en las funciones corporales. Estos campos energéticos incluyen la luz, la electricidad, el calor, el magnetismo, el sonido y el electromagnetismo. Por lo tanto, es posible lograr el equilibrio físico, mental y espiritual  a través de un foco de energía; en este caso el color.

Cada color vibra diferente y ésta actúa sobre puntos concretos del organismo corrigiendo las anomalías que existen en él. Generalmente, esa vibración parte de nuestra conciencia y se expande al exterior.

Isaac Newton dijo que el color reside en nosotros. Sin embargo el color ingresa en el cuerpo tanto desde su interior como desde el exterior.

Los colores se clasifican en cálidos y fríos. Los rojos y naranjas (cálidos) afectan al sistema suprarrenal e incrementan la energía del cuerpo. También activan el sistema inmunitario, el pulmonar y el sexual.

Los verdes y azules (fríos) calman y provocan que el sentido del tiempo se acelere. Los colores fríos estimulan el sistema endocrino y activan una serie de neurotransmisores que producen efectos relajantes.

Los Chakras y los colores

Los chakras son centros de energía que siempre están activos en nuestro organismo. Cuando se desequilibran perturba los sistemas glandular y nervioso.

Veamos los principales chakras y sus colores:

  • Violeta: chakra corona o sahasrara.
  • Índigo: chakra del tercer ojo o ajna.
  • Turquesa: chakra de la laringe o visuda.
  • Verde: chakra del corazón o anahata.
  • Naranja: chakra del plexo solar o swadhistana.
  • Amarillo: chakra espléndido o manipura.
  • Rojo: chakra raíz o muladhara.

¿Te gustó? Compártelo! Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *