Remedios naturales

El toronjil, invaluable aporte a tu sistema nervioso.

El toronjil, invaluable aporte a tu sistema nervioso.

 

El toronjil de olor, tiene un importante efecto en las funciones psíquicas por lo que es muy conocido como “toronjil para la pena”. Al mismo tiempo posee virtudes sedantes sobre, estados de tensión, estrés y nerviosismo es por eso que sirve para tratar problemas del corazón y del sistema digestivo.

También destaca una preparación muy conocida que lleva como principal compuesto el toronjil o melisa (el agua carmelitas).

  • Para uso internos:

Se usa como sedante del corazón para el control de estados nerviosos; estimula la secreción biliar y alivia catarros, trastornos gástricos y espasmódicos.

  • Para uso externo:

Aplicar una hojita de melisa – toronjil triturada en las picaduras de insectos ayuda a quitar el ardor y picazón.

  • Infusión:

N una taza de agua hirviendo se colocan 3 hojitas fresca de toronjil, se deja reposar y bebemos tres a cuatro tazas al día con esto ayudaremos a regular la tensión nerviosa, el insomnio, dolores de cabeza y reglas dolorosas.

  • Agua de melisa o toronjil:

Colocamos 200 gramos de hojas frescas en un litro de aguardiente y se deja reposar a la sombra por 9 días, luego se cuelan y podemos tomar dos a tres veces al día 15 a 20 gotas en un poco de agua tibia. Esta preparación es un regulador de la tensión nerviosa, anti espasmódico, ayuda a los problemas de insomnio y reglas dolorosas.

 

  • Agua de las carmelitas:

En el agua de melisa agregamos 40 gramos de corteza de limón, 20 gramos de cilantro, 15 gramos de nuez moscada, 10 gramos de canela y 5 gramos de clavo de olor. Lo dejamos en remojo durante dos semanas luego lo colamos y se toma dos a tres veces por día entre 15 a 20 gotas en un poco de agua tibia, es un excelente regulador de la tensión nerviosa recomendado en estados de depresión leve, dolores de cabeza e insomnio.

  • Tintura:

Colocamos 200 gramos de hojas y flores frescas de toronjil o melisa en un litro de aguardiente lo dejamos reposar a la sombra. Lo filtramos  e igual que las recetas anteriores podemos ingerirlo en gotas dos a tres veces por día. Es muy recomendado para las cefaleas, fricciones en las sienes, para picaduras de insectos y friegas en zonas con mucha tensión (espalda, cuello y hombros).

Nota: un regalo más de la naturaleza a nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *