Remedios naturales

Las maravillas de la planta Cúrcuma en el hígado graso

Las maravillas de la planta Cúrcuma en el hígado graso.

 

Todas las personas estamos propensas a tener hígado graso si nos excedemos en una alimentación descontrolada e ingerimos exceso de alcohol.

Las personas con hígado graso deben cambiar su estilo de vida, comenzando a integrar en sus alimentos la cúrcuma vegetal que impide la formación de colesterol.

El hígado está ubicado estratégicamente en la parte superior derecha del abdomen. El hígado es muy importante porque sintetiza las proteínas, enzima y glucosa; almacena los nutrientes y tiene la función de eliminar las sustancias tóxicas del organismo. Debido a esto, echarlo a perder es una amenaza peligrosa para nuestra salud.

El hígado graso es una alteración por el exceso de grasa en el hígado, si esta grasa no es removida o sacada de éste gran órgano glandular; daña sus tejidos y anula su funcionamiento normal.

Ahora bien, existen dos causas de hígado graso: una lo origina el exceso de consumo de alcohol (hígado graso alcohólico), y la otra por una deficiente alimentación y orígenes genéticos y hereditarios.

Desafortunadamente es muy común en la sociedad actual y todos estamos propensos a tener hígado graso si nos alimentamos con excesos de azúcar, grasas, fármacos y alcohol.

La obesidad también puede contribuir a desarrollar hígado graso, la hipercolesterolemia y la diabetes. No obstante, diremos que no todos los hígados graso desencadenan en cirrosis y hay muchos casos en que sigue funcionando sin alterar su función.

 

Lo primero que haremos para evitar o aminorar el hígado graso, es cambiar nuestros hábitos alimenticios y nuestro estilo de vida, por ejemplo si somos muy sedentarios comenzaremos a hacer ejercicio para aumentar nuestra actividad física y reducir el peso. También debemos controlarnos si es que hay alteración de la glucosa en el organismo, alteración de los ácidos grasos y del colesterol.

E incluiremos la medicina natural añadiendo a nuestra dieta la cúrcuma, planta que posee curcumina, la que impide que se forme el colesterol y previene el hígado graso.

También tiene propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas y antioxidantes, que son necesarios para disminuir la oxidación acelerada, propia de esta condición, ayudando así a proteger las células hepáticas.

La cúrcuma no posee fructosa, que podría ser negativo en el tratamiento del hígado graso.

La cúrcuma es una planta utilizada desde cientos de años como especia, es de color mostaza o amarillo y tiene un sabor particular que le da un gusto diferente a sus comidas.

La consumiremos en polvo, disolviendo 4 cucharaditas en 1 litro de agua, para luego tomarla como infusión.

A cuidar nuestro hígado entonces para vivir más y mejor. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *