Remedios naturales

Un tratamiento que nos ayudara a mejorar los angiomas en un gran porcentaje

Los Hemangiomas son vasos capilares que crecen de manera anómala en recién nacidos.
Son verdaderos tumores de capilares sanguíneos, en el sentido que tienen una capacidad de crecimiento rápido. Es decir, las células que forman el hemangioma, o angioma, se multiplican, y en este sentido son tumores, aunque benignos.
Estos tumores afectan al 8% de los lactantes. Con los años tiende a desaparecer. Dependiendo de lo grandes que sean y de donde se ubiquen pueden ser un problema estético importante, porque supone tener un bulto rojo visible en la piel.
A veces los hemangiomas no solo causan un problema estético, sino que pueden dificultar la visión, si está en los párpados; la deglución, si están en la boca, o si son muy grandes, sobrecargar al corazón.

¿Cuál es la causa?
Ésta no es conocida, si bien existen diferentes teorías sobre su aparición. Hay quienes piensan que representan pequeños trozos de placenta implantada en la piel de los bebés. Otra teoría es que representan una manera de suplir una falta de oxigenación (hipoxia) de los tejidos durante el desarrollo embrionario.
Los hemangiomas no son hereditarios, por lo que cualquier bebé puede desarrollar uno. Los hemangiomas son tres veces más frecuentes en niñas, en prematuros y en recién nacidos de bajo peso al nacer.

Los hemangiomas no suelen verse al nacer, sino que aparecen a los pocos días de vida, como una mancha de color rojo intenso. Pueden aparecer en cualquier lugar pero son mucho más frecuentes en la cara. Luego crecen, abultándose durante los tres o cuatro primeros meses, momento en el cual el crecimiento se enlentece.

Se diagnostican por su característico aspecto y por su historia natural de crecimiento e involución. No se requiere ningún examen de laboratorio o prueba de imagen especial como ecografías o resonancias para su diagnostico.

Chiquillo con mancha de vino_600x314

Tratamiento

Durante años no hubo un tratamiento médico efectivo y libre de riesgos para el tratamiento del hemangioma. Inicialmente, se trataron con radioterapia, hasta que se dieron cuenta, años más tarde, que estos niños tratados con radioterapia desarrollaban cánceres cutáneos.

En 1968 se descubrió que los corticoides orales a dosis muy altas podían ser efectivos. Aun así sólo respondían un tercio de los hemangiomas y se pagaba un precio muy alto, ya que a estas dosis los corticoides favorecían el desarrollo de infecciones graves y retrasaba el crecimiento de estos niños.
Por estos riesgos durante muchos años se dejaron de tratar los hemangiomas.
En el 2008 de manera fortuita se produjo un descubrimiento que revolucionó el tratamiento de los hemangiomas y ha cambiado la vida de estos pacientes.
Se trata del tratamiento con propanolol, fármaco usado para tratar la hipertensión. Observando se descubrio que la administración de propanolol a un lactante con hemangioma que le ocupaba más de media cara, que estaba hipertenso por culpa de las altas dosis de corticoides que estaba recibiendo, provocó de forma casi inmediata una clara mejoría del hemangioma.

Esta observación motivó la puesta en marcha de un estudio internacional multicéntrico por parte de un conocido laboratorio con el fin de comercializar este tratamiento.
En este estudio han participado 16 países con varios centros españoles y se espera la publicación de los resultados finales.

Esta terapia es una verdadera revolución en este campo, ya que por primera vez se evidencia que los hemangiomas prácticamente desaparecen a los pocos meses de iniciar el tratamiento en más del 90% de los casos.

Si te gustó comparte, hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *